¿QUIÉNES FUERON LOS JUECES DE LA BIBLIA?

La palabra heb. (šōfēṭ) significa el que dispensa justicia, castigando al que obra mal y vindicando al justo. La palabra correspondiente para “juicio” se usa para describir la disposición a la que tiene que ajustarse (Ex. 21.1).
I. La institución mosaica
En la época del desierto Moisés se gastó completamente escuchando los casos que le llevaban (Ex. 18.13–27, y cf. Ex. 2.14). Siguiendo el consejo de Jetro, designó sustitutos para que juzgaran los casos ordinarios, reservándole sólo los más importantes.
Palestina en la época de los jueces.
La ley deuteronómica contempla la designación de jueces, y de funcionarios u *oficiales como ayudantes (Dt. 16.18), “en todas tus ciudades”. De modo que la disposición más antigua correspondiente al período nómada se adapta al asentamiento futuro.
Cronología del período de los jueces basada en los años de opresión y paz.
Se insiste en la necesidad de un trato escrupulosamente justo, y de la justicia imparcialmente ejercida (Dt. 1.16s; 16.19s; 24.17s; 25.13–16). Ya que el libro de la ley estaba a cargo de los sacerdotes, los casos más importantes debían ser juzgados por un juez con sacerdotes como asesores (Dt. 17.8–13). Durante el período de la conquista vemos que los jueces participaban en las asambleas de la nación (Jos. 8.33; 24.1).
II. El período de los jueces
Después de la muerte de Josué hubo un período de desorganización, de discordias tribales y de derrota, que se describe en el libro de los Jueces. Pero cuando el pueblo clamó a Dios, el autor nos dice que “Jehová levantó jueces que los librasen” (Jue. 2.16). Estos héroes nacionales reciben a veces el nombre de “libertadores” (°vrv1 “salvadores”) (3.9, 15), y de la mayoría de ellos se nos dice que “juzgaron a Israel” por un determinado período de años, siendo Otoniel el primero (3.9) y Sansón el último (16.31).
Está claro que esto le otorga un nuevo significado a la palabra “juez”, a saber, el de líder en épocas de lucha y el de gobernante en tiempos de paz. Los podemos ver como tipos de Cristo, que vino con el fin de ser nuestro Salvador, está con nosotros como nuestro líder, y vendrá para ser nuestro Juez.
En 1 S. vemos una transición hasta la época de la monarquía. Elí “había juzgado a Israel cuarenta años” (1 S. 4.18), y Samuel juzgó a Israel “todo el tiempo que vivió”, haciendo visitas jurisdiccionales a Betel, Gilgal, y Mizpa; ademas, designó a sus propios hijos como jueces (7.15–8.1).
Textos provenientes de *Mari (ca. 1800 a.C.) describen las actividades de líderes denominados šāfiṭum, generalmente semejantes, en cuanto a las tareas, a los “jueces” israelitas. Estos actuaban como “gobernadores” provinciales locales, operaban en concierto con otros “gobernadores vecinos bajo el Gran rey (A. Marzal, JNES30, 1971, pp. 186–217). Sus responsabilidades incluían el ejercicio de la justicia, la guarda del orden, la recaudación de impuestos y tributos, el suministro de información, y la provisión de hospitalidad. Así el heb. šōfeṭ probablemcnte debería traducirse más acertadamente “gobernador” y no “juez”, ya que este último término describe parte de sus funciones únicamente. Cargos similares se mencionan en las tablillas más primitivas de *Ebla.
III. Bajo la monarquía
Bajo los reyes vemos que los jueces se encargan tanto de lo judicial como de otras tareas administrativas. Entre los oficiales de David, “Quenanías y sus hijos eran gobernadores y jueces sobre Israel en asuntos exteriores” (1 Cr. 26.29).
Después del rompimiento, Josafat desplegó celo por “el libro de la ley de Jehová” (2 Cr. 17.9), designó jueces y oficiales en todas las ciudades (19.5), y les encargó la tarea de obrar fielmente (2 Cr. 19.9s; cf. Dt. 16.19s).
Finalmente, tras el regreso del exilio, el decreto de Artajerjes ordenaba a Esdras designar magistrados y jueces que administrasen justicia y enseñasen al pueblo (Esd. 7.25).
Gobernantes posteriores de ciudades fenicias adoptaron el título de šōfēṭ; cf. los suffetes cartagineses mencionados por escritores romanos (* Fenicia).
Bibliografía.
- G. Auzou, La tradición bíblica, 1959; S.J. Schultz, Habla el Antiguo Testamento, 1976, pp. 101–122; G. Liedke, “Juzgar”, °DTMAT, t(t). II, cols. 1252–1265; R. de Vaux, Historia antigua de Israel, 1975, t(t). II, pp. 201–278.
- W. Richter, ZAW 77, 1965, pp. 40–72; D. J. Wiseman, BS 134, 1977, pp. 233–237.
Referencias.
heb. hebreo
cf. confer (lat.), compárese
tamb. también
°vrv1 Versión de Reina y Valera, rev. 1909
ca. circa (lat.), aproximadamente, alrededor de
a.C. antes de Cristo
JNES Journal of Near Eastern Studies
pp. página(s)
°DTMAT E. Jenni y C. Westermann (eds.), Diccionario teológico manual del Antiguo Testamento, trad. del alemán por J. A. Mugica, 1978, (véase THAT)
t(t). tomo(s)
ZAW Zeitschrift für die alttestamentliche Wissenschaft
BS Biblioteca Sacra
About these ads

Publicado el 14 noviembre, 2012 en TEOLOGÍA. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: