Archivos Mensuales: abril 2012

¿Le han “quitado” versículos a la Nueva Versión Internacional?

Como parten de diferentes manuscritos, la Reina-Valera de 1960 y la Nueva Versión Internacional tienen algunas di­ferencias. Y, si bien concuerdan en un 98 %, la Nueva Versión Internacional no tiene algunos versículos, o partes de versículos, que sí aparecían en la Reina-Valera de 1960.

Ahora, la gran mayoría de esas diferencias se encuentra en los evangelios, y esa “parte” que “falta” en algún evangelio de la NVI sigue estando en otro de los evangelios en la misma NVI. Es decir, esa información no se pierde, no se ha suprimido de la Biblia. Sencillamente, sigue apareciendo en otro lado. Veamos algunos ejemplos:

Reina – Valera de 1960

Nueva Versión   Internacional

 “Jesús,   respondiéndole, dijo: Escrito está: No sólo de pan vivirá el hombre, sino de   toda palabra de Dios” (Lucas 4:4)  “Jesús le   respondió: —Escrito está: “No sólo de pan vive el hombre” (Lucas 4:4)

“¡Allí está! Han quitado una parte importantísima del texto”, dicen los críticos. Sin embargo, cuando vemos el mismo texto en otro de los evangelios, sí aparece la parte “faltante” en la NVI:

Reina – Valera de 1960

Nueva Versión   Internacional

 “Él respondió y   dijo: Escrito está: No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que   sale de la boca de Dios” (Mateo 4:4)  “Jesús le   respondió: —Escrito está: “No sólo de pan vive el hombre, sino de toda palabra   que sale de la boca de Dios” (Mateo 4:4)

Otro caso:

Reina – Valera de 1960

Nueva Versión   Internacional

 “Y si en algún   lugar no os recibieren ni os oyeren, salid de allí, y sacudid el polvo que   está debajo de vuestros pies, para testimonio a ellos. De cierto os digo que   en el día del juicio, será más tolerable el castigo para los de Sodoma y Gomorra,   que para aquella ciudad” (Marcos 6:11)  “Y si en algún   lugar no los reciben bien o no los escuchan, al salir de allí sacúdanse el   polvo de los pies, como un testimonio contra ellos” (Marcos 6:11)

“¿No lo ven?, aquí la NVI está ‘borrando’ una alusión al Juicio Final”, acusan algunos. Sin embargo, cuando vemos el texto para­lelo de Mateo, la alusión al Juicio sí está en la NVI:

Reina – Valera de 1960

Nueva Versión   Internacional

 “Y si alguno no   os recibiere, ni oyere vuestras palabras, salid de aquella casa o ciudad, y   sacudid el polvo de vuestros pies. De cierto os digo que en el día del   juicio, será más tolerable el castigo para la tierra de Sodoma y de Gomorra,   que para aquella ciudad” (Mateo 10:14,15)  “Si alguno no   los recibe bien ni escucha sus palabras, al salir de esa casa o de ese   pueblo, sacúdanse el polvo de los pies. Les aseguro que en el día del juicio   el castigo para Sodoma y Gomorra será más tolerable que para ese pueblo” (Mateo 10:14,15)

¿Por qué, en muchos casos, la NVI tiene estas diferencias? Porque los manuscritos más antiguos no tienen esa “parte faltante” en uno de losevangelios, pero sí en el otro.  Los eruditos piensan que, con el pasar del tiempo, los escribas quisieron “armonizar” los evangelios, y agregaron la información que aparecía, por ejemplo, en el Evangelio de Mateo, a Evangelio de Lucas, que carecía de esa información.  Algunos copistas consideraban que a la versión más corta de ese mismo episodio le “faltaba” información, y por eso tendieron a armonizar las diferentes versiones de un mismo episodio que aparecían en evangelios diferentes.

Cuando encuentres diferencias entre la Reina Valera de 1960 y la NVI, sobre todo en los evangelios, coteja en los demás evangelios, y verás que, en la mayoría de los casos, no es que “falta” una información, sino que aparece en los otros evangelios.

Fuente: Revista Adventista, marzo 2011

Anuncios

La Nueva Versión Internacional ¿niega la divinidad de Cristo?

Existen muchas personas que acusan a la Nueva Versión Internacional de negar la divinidad de Cristo, por lo tanto debemos investigarlo para aclarar esa idea. Si es que la NVI ataca la divinidad de Cristo, tuvo que haber cambiado los tex­tos más claros con respecto a esta doctrina, para saberlo comparemos los versículos más espécificos sobre la divinidad de Cristo en dos versiones: la Reina-Valera de 1960 (RVR 60) y la Nueva Versión Internacional (NVI).

El resultado de esta comparación, no solo muestra que no hay ninguna diferencia significativa entre estas dos versiones, sino también, en algún caso, la Nueva Versión Internacional afirma más claramente la divinidad de Cristo. Un buen ejemplo lo encontramos en Juan 1:1:

RVR 60: “En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios”.

NVI: “En el principio ya existía el Verbo, y el Verbo estaba con Dios, y el Verbo era Dios”.

Ninguna diferencia significativa. Los dos textos afirman enfática­mente la divinidad de Cristo. Es más, cuando llegamos at versículo 18 del mismo capítulo, la NVI es más clara con respecto a la divinidad de Jesus que la RVR 60:

RVR 60: “A Dios nadie le vio jamás; el unigénito Hijo, que está en el seno del Padre, el le ha dado a conocer”.

NVI: “A Dios nadie lo ha visto nunca; el Hijo unigénito, que es Dios y que vive en union íntima con el Padre, nos lo ha dado a conocer”.

Veamos el siguiente cuadro, en el que se comparan los versículos del Nuevo Testamento más claros con respecto a la divinidad de Cristo en las dos versiones:

Reina – Valera de 1960

Nueva Versión   Internacional

“Entonces Tomás respondió y le dijo: ¡Señor mío, y Dios   mío!” (Juan 20:28).  “—¡Señor mío y Dios mío! —exclamó Tomás” (Juan 20:28 NVI).
“…de quienes son los patriarcas, y de los cuales, según   la carne, vino Cristo, el cual es Dios sobre todas las cosas, bendito por los   siglos. Amén” (Romanos 9:5).  “De ellos son los patriarcas, y de ellos, según la   naturaleza humana, nació Cristo, quien es Dios sobre todas las cosas.   ¡Alabado sea por siempre! Amén” (Romanos 9:5).
“Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también   en Cristo Jesús, el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a   Dios como cosa a que aferrarse…” (Filipenses 2:5,6).  “La actitud de ustedes debe ser como la de Cristo   Jesús, quien, siendo por naturaleza Dios, no consideró el ser igual a Dios   como algo a qué aferrarse” (Filipenses 2:5,6).
“… aguardando la esperanza bienaventurada y la   manifestación gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo…” (Tito 2:13).  “… mientras aguardamos la bendita esperanza, es decir,   la gloriosa venida de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo” (Tito 2:13).
“Más del Hijo dice: Tu trono, oh Dios, por el siglo del   siglo; Cetro de equidad es el cetro de tu reino” (Hebreos 1:8)  “Pero con respecto al Hijo dice: «Tu trono, oh Dios,   permanece por los siglos de los siglos, y el cetro de tu reino es un cetro de   justicia” (Hebreos 1:8)
“Simón Pedro, siervo y apóstol de Jesucristo, a los que   habéis alcanzado, por la justicia de nuestro Dios y Salvador Jesucristo, una   fe igualmente preciosa que la nuestra:” (2 Pedro 1:1)  “Simón Pedro, siervo y apóstol de Jesucristo, a los que   por la justicia de nuestro Dios y Salvador Jesucristo han recibido una fe tan   preciosa como la nuestra” (2 Pedro 1:1)

¿Notó algún cambio en la NVI con respecto a la divinidad de Cristo? La respuesta es un “NO” rotundo. Esto podría ser dicho, también, de las veces en que Cristo es adorado. Veamos solo tres comparaciones:

Reina – Valera de 1960

Nueva Versión   Internacional

“Entonces los que estaban en la barca vinieron y le   adoraron, diciendo: Verdaderamente eres Hijo de Dios”  (Mateo 14:33).  “Y los que estaban en la barca lo adoraron diciendo:   —Verdaderamente tú eres el Hijo de Dios” (Mateo 14:33). 
“Y él dijo: Creo, Señor; y le adoró” (Juan 9:38). “—Creo, Señor —declaró el hombre. Y, postrándose, lo   adoró” (Juan 9:38). 
“… he aquí, Jesús les salió al encuentro, diciendo: ¡Salve! Y ellas,   acercándose, abrazaron sus pies, y le adoraron”  (Mateo 28:9).  “En eso Jesús les salió al encuentro y las saludó.   Ellas se le acercaron, le abrazaron los pies y lo adoraron” (Mateo 28:9). 

Sí, la Nueva Versión Internacional, como la Reina-Valera de 1960 y muchas otras Biblias, enseña la divinidad de Cristo.

Fuente: Revista Adventista, marzo-2011